Muchas veces nos hemos preguntado si estamos solos o no en el universo. Y, en caso de que existiera otra especie de vida inteligente, ¿querría entrar en contacto con nosotros? Círculo te presenta una fascinante novela de ciencia-ficción que se plantea la llegada de unos extraterrestres muy especiales a nuestro planeta. Entre nuestros libros recomendados, hoy destacamos Conquista. Las crónicas de los invasores.

Cuando los nuevos amos del planeta se dieron a conocer por fin, no se parecían en nada a lo que los habitantes de la Tierra hubieran imaginado, porque los ilyrios no se diferenciaban mucho de los propios humanos. Por su gracilidad y belleza recordaban a sus propias naves. Eran altos —el más bajo de ellos no medía menos de un metro ochenta—, de miembros levemente alargados, y su piel exhibía el más matizado de los tonos dorados. Algunos lucían melenas metalizadas y brillantes, mientras que otros mantenían sus perfectos cráneos lisos y rapados. Carecían de párpados, así que tenían los ojos siempre abiertos y una membrana clara les protegía las retinas. Cuando dormían, los iris de diferentes colores simplemente se cerraban sobre las pupilas, y los ojos, mientras descansaban, parecían unas vívidas y fantasmales canicas engastadas en sus delicados rasgos. Los ilyrios se referían a lo sucedido como una «conquista tranquila ». Deseaban evitar más derramamiento de sangre y restituyeron todos los servicios básicos y las comodidades materiales a los humanos. Sin embargo, mantuvieron inutilizables los sistemas de armas modernos. En un primer momento, prohibieron los vuelos comerciales. Cesaron las telecomunicaciones y, durante una temporada, internet dejó de funcionar.

Así describe Conquista. Las crónicas de los invasores la llegada de los alienígenas al planeta Tierra. La mayor parte de los humanos se han rendido. Pero no todos piensan lo mismo. En muchos lugares del planeta se organiza la  resistencia contra el invasor, liderada por jóvenes como Paul Kerr y su hermano Steven, unos adolescentes dispuestos a jugarse la vida por la libertad de la Tierra. Entre los ilyrios también hay disensiones y las diversas facciones libran una sorda lucha por el poder, como bien sabe Syl, la bella hija del gobernador ilyrio de Europa y la primera de su raza que ha nacido en el planeta.