El disfraz de bruja traviesa es un clásico para Halloween. Con un poco de maña y la ayuda de la familia puedes conseguir un disfraz terroríficamente divertido. Te lo explicamos a continuación en ocho pasos. ¿Empezamos?

Cosas que vamos a necesitar

  • Tela negra (80 x 80 cm y 35 x 35 cm para el sombrero; 100 x 60 cm para la capa)
  • Lana negra (aproximadamente 1, 80 m)
  • 1 camiseta negra (talla de adulto)
  • Papel grueso negro (5 x 5 cm)
  • Papel blanco (2 x 2 cm)
  • Rafia natural
  • 1 bastón o 1 rama (de unos 60 cm)
  • Tijeras y tijeras zigzag
  • Accesorios: zapatillas de ballet y guantes negros (recorta los dedos para hacer mitones)

Paso 1: la capa I

Bruja-Traviesa-1
Corta cuatro puntas redondeadas en la tela negra de 100 x 60 cm.

Paso 2: la capa II

Bruja-Traviesa-2
Pon un trozo largo de hilo de lana negra en lo alto de la capa, haz un dobladillo, sujétalo con alfileres y cóselo. Frunce la parte alta de la capa con el hilo de lana.

Paso 3: la capa III

Bruja-Traviesa-3
Corta las mangas de la camiseta negra con las tijeras zigzag. Frunce la parte de los hombros con lana negra previamente cosida a grandes puntadas y anuda a los lados.

Paso 4: el sombrero I

Bruja-Traviesa-4
Dibuja un círculo de 80 x 80 cm en la tela negra. Corta una línea recta hasta el centro. Forma un cono y pega los bordes.

Paso 5: el sombrero II

Bruja-Traviesa-5
Corta un círculo de tejido negro de 35 cm de diámetro y recorta en medio otro círculo de unos 14 cm de diámetro (según la cabeza del niño). Haz pequeñas muescas en el círculo interior.

Paso 6: el sombrero III

Bruja-Traviesa-6
Pasa el cono de tejido dentro del círculo que has vaciado y luego pega o cose las pestañas al borde.

Paso 7: la araña

Bruja-Traviesa-7
Pega ocho trozos de lana entre dos círculos de papel negro grueso para hacer las patas y pasa un hilo negro largo por la parte de arriba de la araña. Pega unos ojos de papel blanco. Cose el hilo en el borde del sombrero.

Paso 8: la escoba

Bruja-Traviesa-8
Fija una mata gruesa de rafia natural en el extremo del bastón o la rama y asegúrala con lana negra (dale varias vueltas para que quede bien atada),

¡Oh, estás fantástica! Seguro que nunca habías tenido un disfraz tan chulo, ¿verdad? Y ahora…. ¡que tiemblen en Halloween!