¿Te imaginas ser el chico del millón de dólares? En eso es en lo que pretenden convertirse los protagonistas de la nueva producción de Disney, una película ambientada en el mundo del béisbol y que nos habla sobre la importancia del trabajo en equipo. Por cierto, ¿qué tal eres lanzando pelotas? Igual terminas siendo de verdad el chico del millón.

El chico del millón de dólaresEl béisbol no es un deporte que tenga demasiado éxito en España. Sin embargo, en Estados Unidos despierta tantas pasiones como a nosotros el fútbol. A los estadounidenses les encanta ver partidos de béisbol y, también, jugarlos. De ahí que Hollywood haya realizado tantas películas sobre este deporte. La última de ellas nos la trae el estudio Disney y lleva por título El chico del millón de dólares.

El chico del millón de dólaresLa película está basada en una historia real y narra la historia de un agente deportivo, J. B. Bernstein, que no pasa por sus mejores momentos. En un último esfuerzo para salvar su medio de vida, pone en marcha una estrategia para descubrir al mejor lanzador de béisbol de la siguiente generación. Quiere encontrar un lanzador joven al que pueda convertir en una gran estrella de la Major League de béisbol en Estados Unidos. Y con el fin de conseguirlo, viaja a la India para organizar un reality llamado «The Million Dollar Arm», del que saldrá el mejor lanzador.

Con la ayuda del cascarrabias Ray Poitevint, un ojeador retirado con un don increíble para descubrir talentos, encuentra a Dinesh y Rinku, dos chicos de 18 años que no saben jugar al béisbol, pero que tienen una habilidad asombrosa para lanzar bolas a gran velocidad. J. B. confía en poder ficharlos para la Major League y hacer dinero rápido, así que se lleva a los chicos a Estados Unidos para ponerlos a entrenar. Los norteamericanos estaban fuera de su elemento en la India, y otro tanto les va a ocurrir a estos dos jóvenes que nunca habían salido de su aldea y aterrizan de repente en Norteamérica. A medida que los chicos van aprendiendo las sutilezas del béisbol, J. B. va a aprender valiosas lecciones sobre el trabajo en equipo, el compromiso y lo que significa ser una familia.

Si te gustan las historias auténticas, no dejes de ir a ver El chico del millón de dólares.