Hay películas de animación que son muy especiales. Es el caso de El libro de la vida, una original y divertida historia que llega ahora a nuestras pantallas y que nos sumerge en un universo deslumbrante, donde se mezcla la fantasía con las aventuras.

El libro de la vidaTres amigos y un destino

El libro de la vida nos cuenta la historia de tres grandes amigos: Manolo, María y Joaquín, que han permanecido muy unidos desde la infancia. El vínculo entre ellos se vio interrumpido cuando María, que era demasiado rebelde en opinión de su padre, fue enviada a Europa para convertirse en una verdadera señorita. Joaquín ingresó en la academia militar y se convirtió en un legendario perseguidor de malhechores. Pero Manolo no se fue a ningún sitio; permaneció en San Ángel y se estuvo entrenando para convertirse en torero, como su padre y el padre de su padre habían hecho antes que él.

Esto no es un cuento de hadas

Ahora, Manolo, el conflictivo y soñador héroe, se ve obligado a emprender una épica aventura a través de mundos mágicos, míticos y llenos de maravillas con el doble objetivo de reunirse con su único y verdadero amor y proteger a su pueblo. Pero Manolo y su igualmente valiente mejor amigo Joaquín no son los típicos príncipes azules; el objeto de sus deseos está lejos de ser una princesa normal y corriente; y es que El libro de la vida no es un cuento de hadas al pie de la letra.

 

Presentando una extraordinaria mitología, insertada en unos mundos visualmente espectaculares y nunca antes vistos, la película une el personal estilo visual del director mexicano Jorge R. Gutiérrez con una mezcla de aventuras, acción, comedia, romance y música que logra un resultado sorprendente.

El libro de la vidaEl Día de los Muertos

El libro de la vida combina la visión de Gutiérrez sobre su país natal, México, con una historia con la que todo el mundo puede identificarse. El director asegura que «ésta es una película muy personal. La inspiración nace de mi propia historia familiar y mis experiencias de infancia».

El libro de la vidaUna de las muchas tradiciones que Gutiérrez explora en la película es el Día de los Muertos, una festividad que honra las vidas de aquéllos que estuvieron antes que nosotros. «El libro de la vida no trata específicamente sobre el Día de los Muertos, pero lo usamos como un lienzo sobre el que pintamos nuestra historia —nos explica Gutiérrez—. Es mucho más que una fiesta; es una filosofía. La creencia básica que se esconde tras el Día de los Muertos es que mientras recuerdes a los que estuvieron en el mundo antes que tú, y mientras cuentes sus historias, cocines sus comidas favoritas y cantes sus canciones preferidas, ellos seguirán contigo. Viven en tu corazón».