El 14 de febrero es San Valentín y en gran parte del mundo se celebra el Día de los Enamorados. ¡Oooh, qué romántico! En Tu Círculo, como somos muy románticos, nos encanta celebrar San Valentín. Pero ¿por qué se celebra justo el 14 de febrero? Ante este tipo de dudas, lo mejor es ir a preguntar a Ed y Tor.

Tarjeta de San Valentín«¿El día de San Valentín?», dice Ed. «Por supuesto que sé por qué se celebra el 14 de febrero. Es el día en que nació un tipo muy, muy guapo. Todas las doncellas se enamoraban de él al verlo. Curiosamente se llamaba Ed, como yo. Claro, así era de guapo. Y entonces le dedicaron el día de los enamorados.»

¿Tú te crees esta historia? No, nosotros tampoco. Y Tor, menos. Él ha preferido rebuscar un poco en la biblioteca de Tu Círculo y ha encontrado la auténtica respuesta a nuestra pregunta.

Resulta que el 14 de febrero es el onomástico de San Valentín. ¿Y quién era en realidad este santo? Pues un sacerdote cristiano que vivía en la época de los romanos, nada menos que en el siglo III. Por entonces, el que mandaba en Roma era un emperador llamado Claudio II. Un buen día, a este señor se le ocurrió prohibir los matrimonios entre los jóvenes. ¿Por qué? Pues porque pensaba que los chicos solteros eran mejores soldados. El caso es que a San Valentín esto le pareció una tontería de las gordas y, en secreto, continuó casando a los jóvenes. Y, por ese motivo, quedó para siempre vinculado a los enamorados. ¡Qué bonito!

«¡Paparruchas! Yo creo que Ed el guapo…», empieza Ed de nuevo. Tor nos ha explicado que fue a partir del siglo XIX cuando se puso de moda entre los enamorados regalarse «valentines» (tarjetas con corazones) para recordar su amor. Y así, la celebración ha ido evolucionando hasta nuestros días. En algunos países de Latinoamérica, además del día de los enamorados, San Valentín es un día especial para la amistad. Los amigos «especiales» se regalan flores y dulces. Mmmm, eso está bien: ¡¡chuches por San Valentín!!