Leo Messi, Cristiano Ronaldo, David Villa… todos ellos buscan ser la gran estrella del Mundial de fútbol de Brasil 2014. Pero lo cierto es que el gran protagonista de esta cita deportiva es Fuleco, un simpático armadillo que está dispuesto a llenar de color y de samba este verano. ¿Te apetece conocer mejor a Fuleco?

Fuleco, mascota del MundialFuleco es un tipo de lo más simpático y sociable. Ha viajado por todo el mundo haciendo un montón de amigos. Cuenta con su propia página web en la que tiene incluso juegos. Y él mismo ha querido presentarse ante todos los socios de Tu Círculo para explicarnos algunas cosas:

«¡Hola a todos! Soy Fuleco y me encanta poder compartir un rato con mis buenos amigos de Tu Círculo. Yo nací en el Este de Brasil y pertenezco a una especie de armadillos que antes vivía en todo el territorio. Como auténtico brasileño, me gusta estar en las sabanas abiertas y en los bosques secos, en la selva tropical amazónica o en cualquier playa de la costa brasileña, siempre que haya cerca un campo de fútbol.»

Una bola blindada

«Algo que deberías saber de mí es que, como armadillo brasileño de tres bandas (Tolypeutes tricinctus), pertenezco a una de las dos únicas especies de armadillo que puede enrollarse para formar una bola apretada, casi impenetrable. Cuando hago eso, mis orejas se meten en el caparazón, y la cabeza y la cola se entrelazan para cerrarlo completamente. A veces, cuando nos sentimos amenazados, no cerramos del todo nuestro caparazón, sino que esperamos a que nos toquen.»

Con alma de explorador

«Soy muy curioso (¡un auténtico fisgón!) y me encanta explorar, ¡soy muy atrevido! A diferencia de la mayoría de los armadillos, soy muy sociable y me encanta bailar todo tipo de música, aunque, por supuesto, la música brasileña es mi favorita. Cuando estoy de viaje por Brasil, me gusta mantenerme en contacto con mi familia y amigos, especialmente a través de las redes sociales.»

Pasión por el fútbol

Fuleco, mascota del Mundial«Aprendí a sostenerme sobre mis patas traseras de tanto jugar al fútbol, creo que eso lo dice todo. Jugar al fútbol es mi actividad deportiva favorita y me sirve para unir a la gente. El fútbol me mantiene sano y en forma. Sobre todo, practico el juego limpio. Respeto a mis oponentes porque comparto con ellos la pasión por el fútbol. Juego para competir y divertirme y celebro los goles que marco con mi famosa “voltereta de armadillo”, sin importar donde me encuentre, sea la playa, la calle, el parque o el estadio.»

 

¡Muchas gracias por pasar a saludarnos, Fuleco! ¡¡Nos vemos en el Mundial!!