Besos que fueron y no fueron¡Feliz San Valentín a todos los socios y amigos de Tu Círculo! Para celebrar este día de los enamorados, vamos a desvelar el nombre de la persona que ha ganado nuestro Concurso de San Valentín y se va a llevar como premio el fantástico libro ilustrado Besos que fueron y no fueron, escrito por David Aceituno e ilustrado por Roger Olmos.

Para participar en el concurso, era necesario enviarnos un mensaje secreto de amor. Y hemos recibido un montón, súper románticos y encantadores. Desde luego, entre nuestros socios tenemos a más de un poeta. A Ed y Tor, mascotas del club y presidentes del jurado de este concurso, les ha resultado muy difícil elegir a un ganador. Pero, al final, lo han conseguido. Y se han quedado cautivados por un goloso mensaje de amor de nuestra socia Gracia María. ¡Felicidades! ¡¡Has ganado!! Y este es su mensaje:

Soy muy golosa y por eso me gustan los bombones como tú♡♡♡♡♡♡♡
Gracia María G., Caudete (Albacete)

 

 

Dedictoria David Aceituno¡Oh, qué bonito! Ed y Tor no han parado aún de pensar en comer bombones desde que lo han leído. ¡Muchas felicidades a Gracia María! Pronto recibirás en casa el libro Besos que fueron y no fueron dedicado personalmente por su autor, David Aceituno. Una dedicatoria llena de cariño que seguro que te va a emocionar. ¡¡Enhorabuena!!

Aparte de este mensaje de amor tan fantástico, hemos recibido otros igualmente preciosos. Como no tenemos espacio para enseñarlos todos, vamos a compartir unos pocos más con vosotros para celebrar el día de los enamorados. Ahí van:

Laura, ¿me dejarias tu móvil? Es para decirle a mi madre que acabo de conocer a la chica de mis sueños….
Yoel P., Naron San Xulian (A Coruña)

 

 

¡Oh, Kamel! ¿Por qué me haces sufrir tanto por este amor tan dulce como la miel?
Damián I., Ricla (Zaragoza)

 

 

¡Ay, mi Manuel, de Teruel! El que me ha robado el corazón y, por supuesto, es un bellezón.
Sara I., Mataró (Barcelona)

 

 

Quizá incluso no me conozcas, me siento tan pequeña e invisible cuando te veo… Te susurro desde lejos cuánto te quiero, y es que no puedo llegar a entender, cómo siendo yo tan poca cosa y siendo tú el centro de atención de todas las chicas que pasan a tu alrededor, pueda imaginarme que tengo alguna posibilidad, cuando ni siquiera te has fijado en mi más que cuando he llegado tarde a clase y todos habéis levantado la cabeza en mi dirección. Y es que aún recuerdo el día que nos conocimos y en el que me enamoré, no sé si tú también lo recuerdas, supongo que sí, fue tan patético por mi parte… Subiendo las escaleras con los cordones desatados entre un tumulto de gente, tropecé y caí, y tú fuiste el único que se paró a ver si me encontraba bien y que me ayudó a levantarme, por una vez sentía que existía, que no era tan pequeñita como yo creía. Después, cuando te vi sentado dos filas delante mía pensé que era una señal del destino, aunque pronto me di cuenta que las demás chicas, mucho más guapas y llamativas que yo, también se habían fijado en ti y no se alejaban de tu alrededor, así que no me pude presentar ni darte las gracias. Aún a día de hoy creo que no me conoces, creo que un día me llamaste cuando pasaba a tu lado y me llamaste por otro nombre… Bueno, no te culpo, jamás me presenté. Me gustaría decirte que, como sé que este amor mío es imposible, al menos quiero darte las gracias por alegrarme el día cada mañana en clase con tu forma de ser, y gracias por aquel día que me ayudaste, porque aún sin conocernos de nada te preocupaste por mí.
Fdo.: Una compañera de clase
Estefanía B, Chipiona (Cádiz)

 

 

Bueno, amigos, ¡feliz San Valentín a todos! Y, por cierto, ¿ya estáis pensando en el Carnaval? Es que Ed y Tor están cuchicheando algo de un nuevo concurso…