¿Sabes todo lo que necesitas para ser una auténtica bruja? Pues un montón de cosas. No se trata de tener una simple escoba y ya está. A continuación, te mostramos el kit de bruja imprescindible para lanzar hechizos por todos lados.

Amuleto

Normalmente heredado de un antepasado. Hay brujas que no se lo quitan ni a la hora de su baño semanal de malas hierbas y algas penumbrosas, convencidas de que este medallón familiar con el escudo de la Casa de Brujas correspondiente las defiende de cualquier mal de ojo.

Kit de la bruja

Libro de conjuros

Cada una tiene el suyo personalizado. Lo reciben en la ceremonia del aquelarre más importante del año, al licenciarse como brujas. También reciben un diploma que acredita que ya son brujas con todas las de la ley.

Kit de la bruja

Gato negro

Es la mascota imprescindible de una bruja. Cuentan que durante unos años hubo una gran escasez de gatos negros en los Reinos del Bosque por lo que las brujas tenían que llevar a sus gatos pardos, incluso blancos, al tinte. A la hora de poner nombre a un gato, cada bruja busca el más sonoro y ampuloso que se le ocurre.

Kit de la bruja

Varita mágica

Una varita es algo que no puede escogerse al azar. Cada una de ellas está predestinada para caer en manos de una bruja determinada. Para escoger varita hay todo un ritual: entre un gran grupo de decenas de ellas, de repente hay una que emite un graznido al ser empuñada por la bruja que la estaba esperando.

Kit de la bruja

Falda

Indiscutiblemente negra, de cinturilla elástica para no apretar la barriga de la bruja, pues son muy delicadas y les incomoda la estrechez. Siempre son de vuelo para que resulten cómodas a la hora de encaramarse a la escoba.

Kit de la bruja

Zapatos

Terminados en punta, cada bruja tiene tres pares en su armario, todos iguales. Se los entregan al iniciarse en el arte de la brujería. Para las brujas novatas (se consideran así todas las que llevan menos de doscientos años ejerciendo el oficio), las hebillas que los adornan son plateadas. Pasado el periodo de iniciación pueden pasar a llevarlas doradas.

Kit de la bruja

Escoba

Podríamos escribir un inventario entero de escobas de brujas, son la compañera fiel de cada una de ellas. La educación de una escoba está a cargo de su dueña, por eso las hay muy bien educadas y elegantes, o groseras y mal peinadas.

Kit de la bruja

Sombrero

Cada sombrero tiene una marcada personalidad y cada bruja tiene una confianza ciega en los consejos que le da su sombrero. Se ajustan a las ideas de su dueña tanto como a su cabeza.

Kit de la bruja

La olla

Las brujas más clásicas siguen usando sus resistentes ollas de hierro. Las más modernas las prefieren de materiales menos pesados como el aluminio o incluso el cristal en el caso de las brujas que poseen un microondas.

Kit de la bruja

La bola de cristal

En las noches de luna llena las bolas de cristal hacen sus predicciones más certeras. En el mundo de las brujas, que se te rompa tu bola de cristal te condena a siete años de mala suerte.

Kit de la bruja

Inventario de los cuentos de hadas

Si quieres saber muchas, pero que muchas cosas más sobre los personajes, los lugares y los secretos de los cuentos, no te puedes perder el fabuloso Inventario de los cuentos de hadas, donde encontrarás toda la información con la que siempre habías soñado. Además, el libro cuenta con unas extraordinarias ilustraciones y un fino sentido del humor que te provocará más de una risa.