Pocas películas de dibujos animados nos llegan desde Suiza. Pero ahora vamos a tener la oportunidad de conocer una producción que incluso fue nominada al Oscar a la mejor película de animación. Se trata de La vida de Calabacín, adaptación de la novela de Gilles Paris Autobiographie d’une Courgette (Autobiografía de un Calabacín). Narra la historia de un niño de nueve años apodado Calabacín, que descubrirá la amistad, el amor y la confianza en los demás en un centro de acogida tras el fallecimiento de su madre. Ganadora de premios en distintos festivales, es una apuesta diferente, valiente y pedagógica de cine para niños.

La vida de CalabacínLa historia

Calabacín es un nombre extraño para un niño de 9 años, aunque su historia es sorprendentemente universal. Tras la repentina muerte de su madre, Calabacín se hace amigo de un simpático policía, Raymond, que lo acompaña a su nuevo hogar de acogida con otros huérfanos de su edad. Calabacín lucha al principio por adaptarse al extraño y hostil ambiente. Con la ayuda de Raymond y de sus nuevos amigos, Calabacín aprenderá a amar y a confiar en los demás.

¿Qué tal si conocemos algo más de la película? Vamos a mirar el tráiler para ver qué pinta tiene. ¿Te parece?

El personaje

La vida de CalabacínSu verdadero nombre es Ícaro, pero todos lo llaman Calabacín, un apodo que le puso su madre y que a él le gusta mucho. Cuando se convierte en huérfano, aprenderá el valor de la verdadera amistad en el Centro de Acogida Fuentes donde estará rodeado de niños que son como él. Con Raymond, el simpático policía que lo ayuda, aprenderá a confiar en los adultos. Y gracias a Camille, aprenderá lo que es el amor.

«Calabacín, nuestro héroe —nos explica el director de la película, Claude Barras— ha pasado por multitud de dificultades y, tras perder a su madre, cree que está solo en el mundo. Pero en su nueva vida en el hogar de acogida esto cambiará: tendrá un grupo de amigos en los que de verdad puede confiar, se enamorará, y por qué no, será feliz algún día. Aún tiene muchas cosas que aprender en la vida. Este mensaje, simple y profundo a la vez, me parece esencial para transmitir a nuestros niños. El deseo de compartir este mensaje fue lo que me llevó a dirigir esta película de esta forma.»

Cómo se hizo

La vida de CalabacínLa vida de Calabacín es una película de animación en stop-motion. Esta técnica de animación es la misma que se usaba en los dibujos animados, aquí los muñecos se animan plano a plano. Entre cada toma, los muñecos se mueven mínimamente para dar la sensación de movimiento.

El refinamiento en los gestos, la fluidez de movimientos y el subtexto de las expresiones en los muñecos es determinante para mostrar la calidad de la animación y de los animadores.

En La vida de Calabacín los muñecos tienen unos 25 cm. y están hechos combinando varios materiales (espuma de látex para el pelo, silicona para los brazos, resina para la cara, tejido cosido a mano para la ropa) articulados alrededor del esqueleto y adaptados a la morfología de cada personaje.