¡Arriad velas! ¡Soltad amarras! Ponemos rumbo a la aventura porque llega a los mejores cines Piratas del Caribe: la venganza de Salazar. El capitán Jack Sparrow y su cada vez más reducida tripulación te invitan a vivir con ellos una auténtica odisea en esta espectacular producción de Disney.

Piratas del caribe la venganza de SalazarEl Tridente de Poseidón

En esta divertida aventura encontramos a un capitán Jack de capa caída y con el viento en contra. Además, le persigue el aterrador capitán Salazar y su tripulación de piratas fantasmas que han escapado del Triángulo del Diablo y están empeñados en matar a todos los piratas que surquen los mares, especialmente a Jack. La única esperanza de supervivencia de Jack es el legendario Tridente de Poseidón. Pero para encontrarlo deberá forjar una complicada alianza con Carina Smyth, una hermosa y brillante astrónoma, y con el testarudo Henry, un joven marinero de la Marina Real británica. Al timón de un barco pequeño y en mal estado, el capitán Jack no solo busca acabar con su racha de mala suerte, sino también salvar el pellejo del enemigo más malvado y mortífero al que se haya enfrentado jamás.

Efectos, pelucas y maquillaje

Junto a Johnny Depp, que vuelve a su magnífico papel de Jack Sparrow, esta nueva entrega de Piratas del Caribe cuenta con la presencia del actor español Javier Bardem, que interpreta al fantasmagórico capitán Salazar. Debido al complicado maquillaje que llevaba el hechizado personaje, Bardem tuvo que soportar todos los días dos o tres horas en la silla de maquillaje. Eso, para que luego su personaje precisara miles de horas de efectos especiales con tal de adoptar el aspecto tétrico que exigía el guión.

Piratas del caribe la venganza de Salazar

Pero el maquillaje y los efectos no fueron los únicos grandes retos de esta producción. Peter Swords King, el diseñador jefe del departamento de peluquería, creó más de 1.000 pelucas para la película, y en los días más cruciales se ocupaba de 700 extras y 30 actores principales, con la ayuda de un equipo de 22 personas y otras 70, en una enorme carpa en la que atendían a personas que forman los fondos, a especialistas y a combatientes. La instalación se denominaba con humor, “la fábrica de salchichas”.

Y siempre con mal tiempo

En las cuatro películas anteriores de Piratas del Caribe, el reparto y el equipo habían sufrido condiciones meteorológicas extremas en los rodajes por todo el mundo. Así que, para seguir la tradición, el rodaje en Gold Coast, Queensland, Australia, tuvo que hacer frente a las lluvias más torrenciales en 61 años por culpa de un ciclón llamado Marcia.