¿Te acuerdas de lavarte los dientes todos los días? ¿Ya sabes vestirte solo? ¿Eres capaz de ordenar la habitación cuando papá o mamá te lo pide? Para que aprendas a cumplir con los buenos hábitos de la forma más divertida posible, te proponemos Mi kit tabla de progresos, una idea fantástica con la que verás cómo de fantástico es irse haciendo mayor.

Mi kit tabla de progresos es una idea fantástica. Por un lado tienes la tabla en la que poder situar tus retos. Pongamos por caso lavarnos los dientes tres veces al día, después de cada comida. Cada vez que consigas cumplir con este compromiso, puedes colocarte una estrella o una cara sonriente, porque cada tarea tiene su recompensa.

Este sistema estimula la capacidad de esfuerzo, así como la comunicación y los lazos afectivos, ya que los premios por cumplir con una tarea no tienen por qué ser solo materiales: también incluyen actividades que pueden hacerse en familia, o incluso un vale… ¡por una sesión de cosquillas!

Mi kit tabla de progresos