Hoy te vamos a presentar a un amigo muy especial. Se llama Ozzy y es un perro de la raza Beagle. Se trata del protagonista de una estupenda película de dibujos animados que lleva su nombre y que te va a hacer reír, emocionarte y hasta taparte los ojos de la emoción. Porque Ozzy, la película, es una aventura increíble.

Cambio de planes

OzzyLa idílica vida de Ozzy, un simpático y pacífico Beagle que se ha criado entre algodones, va a dar un vuelco. Cuando su familia, Susan, Ted y su hija Paula, no puede llevarle a un largo viaje lejos de su hogar, le dejan en lo que parece ser el mejor balneario canino, Blue Creek.

Pero la perfecta estampa del lugar resulta ser una fachada urdida por su villano propietario, Mr. Robbins. Ozzy descubrirá muy pronto que Blue Creek es, en realidad, una cárcel para perros, habitada en su mayoría por duros chuchos callejeros y donde prevalece la ley del más fuerte.

Allí dentro, Ozzy tendrá que esquivar el peligro, encontrar fuerzas donde no creía tenerlas y aprender a apoyarse en Chester, Fronky y Doc, sus nuevos amigos que le acompañarán en esta aventura para intentar regresar sano y salvo a su hogar.

Objetivo: escapar

OzzyOzzy es una historia, protagonizada casi exclusivamente por perros, que habla de superación y de amistad. El protagonista verá cómo su idílica vida se ve interrumpida cuando sus dueños tienen que emprender un viaje a Japón y le dejan en lo que supuestamente es un balneario de lujo para perros. Sin embargo, en cuanto la familia se despide de Ozzy, el perro es trasladado a una antigua cárcel adaptada para canes, donde los prisioneros fabrican frisbees para el malvado dueño de este falso balneario.

Ahí comienza el particular viaje de nuestro protagonista: un proceso de adaptación y de superación. Ozzy tendrá que crearse una nueva familia en prisión con los que serán sus compañeros de viaje: Fronky, Chester y Doc. Deberá dejar atrás su cobardía y encontrar el valor para enfrentarse a su nueva realidad.