No hay nada más rico que un buen Roscón de Reyes para celebrar el tramo final de las vacaciones de Navidad. Para el desayuno, para la merienda o como postre, siempre está riquísimo. Lo malo es lo pronto que se acaba. Pero ¿y si pudieras hacer tú el Roscón de Reyes? Te revelamos la receta.

Roscon

Ingredientes

  • 150 ml de leche
  • 1 cucharada pequeña de levadura seca de panadería
  • 1 cucharada de azúcar
  • 150 g de harina

Ingredientes para la masa

  • 150 g de azúcar
  • 50 g de mantequilla
  • 2 huevos
  • 350 g de harina
  • 1/2 cucharadita de sal
  • la ralladura de 1 limón
  • Aceite
  • 1 haba seca
  • 1 figurita de Rey Mago

Ingredientes para decorar

  • 1 huevo batido
  • 100 g de fruta confitada
  • Azúcar

Tu Roscón en 5 pasos

Paso 1

Mezcla la leche, la levadura, el azúcar y la harina en un cuenco y mézclalos con un tenedor hasta que consigas una masa más grumosa. Tapa bien el cuenco y deja fermentar esta masa en un lugar cálido durante 40 minutos. Pasado ese tiempo, verás que la masa ha crecido.

Paso 2

En otro cuenco, vierte la harina, el azúcar y la sal, y deja un hueco en el centro. Agrega los huevos, la mantequilla ablandada y la ralladura de limón. Trabaja la masa con un robot eléctrico o a mano, y añádele la masa anterior ya fermentada. Amasa el conjunto en una mesa enharinada durante 10 minutos, hasta que consigas una masa lisa y elástica. Si está muy pegajosa, debes ir añadiendo harina.

Paso 3

Coloca el resultado en un cuenco limpio, echándole un poquito de aceite, y cúbrelo con film transparente. Déjalo fermentar en un lugar cálido durante 40 minutos, hasta que duplique su volumen.

Paso 4

Una vez pasado este tiempo, pon la masa en una bandeja del horno cubierta con papel de aluminio y dale forma de roscón. Introduce un haba y un rey, pinta la superficie del roscón con el huevo batido, añade las frutas confitadas y espolvorea el azúcar.

Paso 5

Deja fermentar otra vez durante unos 40 minutos en un lugar cálido y tapado con un trapo limpio. Hornea el roscón durante 20 minutos a 180 ºC hasta que quede dorado. Déjalo enfriar, y ¡buen provecho!